CASTILLO DE CORTEGANA, Huelva

CASTILLO DE CORTEGANA

CASTILLO DE CORTEGANA

El castillo de Cortegana (siglo XII), está inmerso en la  provincia de Huelva.  Al tratarse de una fortaleza cerca de la frontera lusa, estuvo siempre muy bien defendido y pertrechado.Está muy bien conservado y se puede visitar.

Pequeño, íntimo y recogido, el castillo onubense está encaramado en lo alto de un cerro desde el que se divisan los tiernos horizontes del Parque Natural de la Sierra de Aracena.

Cortegana, es de origen árabe sumido en el encanto y la evocación, tiene en la fortaleza su más imperecedero emblema monumental. Una barbacana lo cierra y protege. Una puerta en recodo da acceso a un patio de armas sombreado por almenas y torreones. Una frondosa yedra trepa por la torre de la Bodega.

Bajo sus cimientos está el aljibe, milagrosamente conservado tal y como en su día fue construido. Un camino de ronda circunda el perímetro amurallado de la fortaleza. El patio alto da acceso a la torre del Homenaje y a la torre del Aceite.

Por debajo quedan las estancias del alcaide y de la guarnición. Con los siglos, la fortaleza olvidó su semblante defensivo y acogió al lado de sus murallas una ermita de blancas paredes y barrocas capillas consagrada a Nuestra Señora de la Piedad. Allí, a la sombra del castillo, cada primavera los vecinos del pueblo celebran una romería mariana.

Para saber más sobre este castillo :http://www.castillodecortegana.com/#

 

 

 

 

fuente: EL MUNDO.ES




CASTILLO DE CAÑETE LA REAL, Málaga

Castillo de Cañete la Real. Foto: Exmo. Ayuntamiento Cañete la Real

Este Castillo, también llamado de Hins Canit, tiene sus orígenes en el alejado siglo IX.  Proteje el pueblo de Cañete la Real. Sus primeros pobladores eran miembros de la tribu de los Banu Jali. Y entre sus piedras estuvo el rey visigodo Witiza que le dio el título de Real, que posteriormente los árabes le quitaron al ser conquistado por ellos. Tuvo que esperar a que las huestes de del Rey Alfonso XI de Castilla, el Justiciero ( era bisnieto de Alfonso X el Sabio, nació en Salamanca, 13 de agosto de 1311  y murió en Gibraltar, 26 de marzo de 1350),volvieran a tomar este castillo, hacia el 1330, y devolverle el título de Real.

Tuvo una gran importancia estratégica durante la revuelta de los muladíes contra el Califato de Córdoba, convirtiéndose en un bastión del caudillo rebelde  muladí Omar ibn Hafsún. Tras la conversión de éste al cristianismo, Awsaya ibn al-Jali, jefe de los beréberes de la zona convirtió la fortaleza en un bastión de los más importantes de la resistencia mozárabe hasta que  en el 906, este castillo de las tierras de Takaronna, era tomado al asalto después de una encarnizada lucha y dotado de una guarnición musulmana permanente evitando nuevos levantamientos en la zona.

Sobre el 1246, el rey Fernando III el Santo, estuvo intentando conquistar este castillo sin conseguirlo, no fue hasta el año 1330  en el que el castellano rey Alfonso XI lo consiguió conquistar.

Pasó denuevo a manos musulmanas y fue en el 1362, cuando otro rey , Pedro I de Cstilla, llamado el Cruel (hijo de Alfonso XI), realizó una entrada triunfal en el castillo. En el curso de esta toma, fueron conquistados fortalezas cercanas a Cañete la Real, las plazas de El Burgo, Ardales, Turón y Cuevas e sumaron a los reinos cristianos

 En 1368 fue recuperada por las tropas del emir de Granada aprovechando un período de crisis en las relaciones de los reinos cristianos, estos granadinos cobraron de nuevo las fortalezas conquistadas por el rey castellano.

En 1407 volvió de nuevo a manos catellanas, reconquistada por el hijo del Maestre de Santiago, Gómez Suárez de Figueroa, aprovechando que la fortaleza estaba protegida por una pequeña guarnición. En el año 1480 es conquistada nuevamente por los musulmanes procedentes de Ronda, pero en 1482 cayó definitivamente en manos castellanas. Posteriormente la fortaleza fue entregada a la Casa de Osuna.

En este caso, los franceses, no tuvieron nada que ver en el abandono y destrucción el castillo, su abandono y ruina ha sido progresivas y sus piedras utilizadas por los habitantes de Cañete la Real.

El recinto abarca una superficie aproximada de 3.600 metros cuadrados. Su forma es irregular, adaptándose a la superficie del risco sobre el que se asienta. Su flanco suroeste está además defendido por un profundo barranco rocoso que actúa como foso natural. Su acceso está situado en el lado sudeste, al que se llega mediante una empinada rampa en recodo. 

Le entrada da paso a un patio distribuidor de forma triangular situado en el extremo sudeste desde el que se accede a la amplia plaza de armas, situada en una cota más alta, donde se pueden ver los restos de varias dependencias, además de la torre del homenaje, totalmente restaurada, de 10,5×10,5 metros de lado. La fortaleza contaba con dos aljibes, de los cuales quedan los restos. Uno de ellos, de forma octogonal, se encuentra junto a las dependencias. El otro, rectangular y con bóveda de cañón, está situado en el extremo noroeste del recinto.




EL CASTILLO DE GÉRGAL (Almería)

 

Castillo de Gérgal

Este Castillo  (s. XIII-XIV) está situado en la sierra de Los Filabres, a sus faldas, en la población del que toma su nombre y sobre un promontorio dominante de un cruce de caminos entre Guadix, Granada, Tabernas y Alemría.

  Perteneció a  don Alonso de Cárdenas, conde de la PueblaVelefique y Bacares. Maestre de Santiago. Fue su vivienda desde que los Reyes Católicos  en el año 1489 se lo donaron como pago por su intervención en la guerra contra Granada.

Se sabe por los historiadores Mármol Carvajal y Bermúdez de Pedraza que el alcaide de Gérgal, Francisco de Puertocarrero, nombrado por el Conde de la Puebla, y su hijo con el mismo nombre cristiano, en árabe Aben Mequenum, uno de los primeros veintitrés capitanes elegidos por Aben Humeya tras su coronación como Rey de los Moriscos en Cádiar, engañaron a los cristianos ofreciéndoles su protección para que se refugiaran en el Castillo y cuando estaban allí los degollaron y mandaron echar sus cuerpos en el campo. Los nombres que se citan son: el Vicario D. Diego Acevedo y su anciana madre, los Beneficiados Sres. Simón y Paz, el escribano del juzgado Bernardo García y muchos cristianos más. Según Mármol ocurrió una cosa bastante inverosímil, algo parecido a un milagro, pues dos mujeres quedaron mal degolladas y desnudas en el campo, donde estuvieron sin comer ni beber, alimentándose sólo de nieve, y quiso Dios que se salvasen, pues unos soldados de Baza que iban a correr la tierra las recogieron y abrigaron y llevaron a la ciudad, donde fueron curadas de las heridas y sanaron. Más tarde llegaría a Gérgal el Marqués de los Vélez, don Luis Fajardo, con 15000 hombres en auxilio de los cristianos, pero los moriscos ya habían huido a otros lugares sublevados. Una vez sofocada la rebelión, Aben Mequenum cayó en manos del Marqués de Mondéjar, que mandó atenazarlo en Granada, siendo allí descuartizado en 1570.

  Durante el siglo XVI sirvió de fortaleza para defender el territorio que dominaba ante los ataques de los piratas corsos -turcos y corsarios berberiscos- que eran ayudados por los moriscos emigrados o expulsados al Norte de África.  Desembarcaban en las costas almerienses y hacían incursiones al interior para saquear a los cristianos y llevárselos cautivos como botín. Más tarde serían vendidos como esclavos en los puertos norteafricanos. Allí acudían los frailes trinitarios y mercedarios para liberar a los cristianos pagando su rescate. Entre los saqueos más importantes están el de Lucainena en abril de 1555 y septiembre de 1566, el de Nijar en abril de 1562, el de Tabernas en septiembre de 1566, el de Tahal -en pleno corazón de la Sierra de los Filabres- en septiembre de 1573 por el antiguo monfí El Joraique que se había hecho pirata y el de Cuevas de Almanzora en noviembre de 1573.

 A mediados del siglo XVIII la posesión del señorío pasará por línea hereditaria a la Marquesa de la Torre de las Sirgadas que parece ser que utilizó el Castillo como almacén de los granos que recaudaba por los diezmos que le correspondían. Los señoríos se abolieron en las Cortes de Cádiz, en 1812, y con la Desamortización de Mendizábal, en 1837, las propiedades que se consideraban en “manos muertas” y poco productivas pasaron a ser propiedad del Estado. En el pasado siglo XX la  última propietaria del Castillo por línea hereditaria fue Dña. María Luisa Fernández de Córdoba, Marquesa de la Puebla de los Valles, que donó sus últimas posesiones, un cortijo, al aparcero que se lo trabajaba, y el Castillo, al Ayuntamiento. El 9 de octubre de 1968 pasó a ser propiedad del Estado, el 24 de octubre de 1969 por Orden Ministerial fue declarado alienable acordándose su enajenación el 14 de noviembre de 1971 en pública subasta. Fue tasado en 125000 ptas, en el Boletín Oficial de la Provincia de fecha 20 de marzo de 1972 y en el del Estado el 22 de marzo de 1972. El 21 de abril de 1972 se celebró la subasta y fue adjudicado al mejor postor en 576000 ptas que fueron ingresadas en la Delegación de Hacienda de Almería el 11 de julio de 1972 por su comprador. De este modo actualmente se encuentra bien conservado al haberse convertido en vivienda de su propietario, pero desgraciadamente hay muy pocas personas que lo puedan visitar, las que lo solicitan a su propietario, porque desde febrero de 1996 está dispensado por el Director General de Bienes Culturales de la obligación de Visita Pública Gratuita de al menos cuatro días al mes y cuatro horas cada día, que tienen los Bienes de Interés Cultural , con categoría de Monumento, en virtud de la Ley 16/85 del Patrimonio Histórico Español, Art. 13.2 y la Disposición Adicional 4ª del Real Decreto 111/1986. El Castillo fue declarado Bien de Interés Cultural por la Resolución de 22 de junio de 1993.

     Su planta es una nave central cuadrada de 15’50 m. x 15’50 m. que se levanta sobre una zona de roca pizarrosa, lleva adosados cuatro torreones  circulares de 5 m. en las esquinas y otro torreón de forma ovalada y almenado para defender la entrada. La nave central está almenada y tiene tres plantas; los torreones o cubos de las esquinas están protegidos por casamatas (bóvedas muy resistentes para instalar piezas de artillería) de forma aparentemente cónica, pues desde lejos se aprecia su forma piramidal.      Sus muros están hechos de mampostería, con piedras gruesas y sin labrar, principalmente lajas de pizarra en horizontal, material utilizado en las construcciones de la zona. Su función defensiva se aprecia en las troneras para armas de fuego portátiles que baten sus muros. La puerta de entrada está protegida con una ventana aspillerada (la aspillera es una abertura larga y estrecha de un muro para disparar por ella) y cadahalso (estructura de tablas que sobresale). Al acceder nos encontramos con un postigo en lugar de una puerta, por razones de seguridad, con una entrada en recodo protegida de la torre de acceso para evitar el impacto frontal de los disparos de la artillería enemiga. En su función defensiva utiliza también el principio de la compartimentación a distintos niveles, como se manifiesta en el patio previo al interior del Castillo y tras el postigo de acceso, y con la presencia de aspilleras en algunas habitaciones del interior. (Fuente consultada: Página Web http://www.almediam.org).

    Por sus características podemos especular que el edificio actual, con trazas de modelo castellano, se construyó sobre una fortaleza árabe, que a su vez, siguiendo el patrón de la mayoría de éstas, se construyó sobre una fortaleza romana, que cuando entró en crisis el imperio romano, aglutinó en torno a ella a la población de la comarca. Los árabes  aprovecharon estas estructuras defensivas romanas, que formaban una serie o cadena de fortificaciones comunicadas entre sí, para defender el territorio y para marcar una vía de comercio o comunicación. Los castillos o fortalezas árabes se construirán sobre las ya existentes siguiendo las tradiciones arquitectónicas romanas con muros de tapial sobre cimientos de mampostería. En su recinto amurallado se adosaban torres con grandes cisternas y aljibes que servían para abastecer a la población militar encargada de su defensa y en caso de peligro por ataque enemigo para la población civil de las alquerías (aldeas) de los alrededores.

 

     

  

    .

     

    

 

  




CASTILLO DE MARCHENILLA-ALCALÁ DE GUADÁIRA, Sevilla

Castillo de Marchenilla o de Alcalá de Guadáira

El Castillo de Marchenilla  (siglo XIII ), se encuentra sobre una altura poco pronunciada en el paraje de los Alcores a unos 5 kilómetros de Alcalá de Guadáira, en la provincia de Sevilla.

 Tras la conquista castellana de 1247, el lugar fue donado en 1253 por Alfonso X a Rodrigo Álvarez. Desconocemos sin embargo la forma y tamaño del asentamiento en este momento. A finales del siglo XIII, las incursiones benimerines, procedentes precisamente de Ronda a través del “camino de Morón”, justificarían la fortificación de Marchenilla, con un pequeño recinto amurallado y una gran torre de planta cuadrangular similar a otras del cercano Castillo de Alcalá.Durante la baja Edad Media, Marchenilla se integra en el “señorío de Gandul y Marchenilla”, instituido en 1369 a favor de Arnao de Solier, mercenario que había ayudado a Enrique II en su guerra civil contra Pedro I. A finales del siglo XIV, el señorío pasaría a la familia sevillana de los Velasco, quienes amplían el recinto de Marchenilla con un singular amurallamiento con decoraciones tardogóticas, bastante infrecuente en la arquitectura militar sevillana de la época.

Perteneció al Duque de Medina Sidonia

Como detalle histórico singular, Marchenilla sería el escenario en 1474 de las negociaciones entre las familias Ponce de León y Guzmán, que culminarían en las “paces de Marchenilla” por las que se ponía fin a los enfrentamientos nobiliarios vinculados al ascenso al trono de Isabel I de Castilla.

Interior del castillo

Actualmente el castillo de Marchenilla está formado por construcciones de varias épocas, en algunas de las cuales parecen haberse aprovechado partes y materiales de construcciones más antiguas.
El recinto es de planta casi cuadrada, posee torreones en las esquinas y garitones en el centro de cada lienzo, una fuerte torre del homenaje y muros y torres almenados. En el interior hay salas con bóvedas de crucería.
La torre del homenaje constituye por sí sola un interesante monumento. Es de planta rectangular (8,60 x 7,10 metros), tiene 27 metros de altura y está construida en hormigón y reforzada en ciertas partes con sillares y ladrillos. Tiene 2 plantas y una azotea. La entrada se realiza por una estrecha puerta que da al lado sur. La primera planta está cubierta por una bóveda vaída, tiene en dos de sus costados un poyo o asiento corrido y al norte un gran arco en forma de hornacina, cuyo trasdós presenta hoy una moldura de yeso de tipo gótico decadente. Es posible que el torreón sea resto del Calachibencarro, situado entre Alcalá de Guadaira y Carmona, primer mojón de los señalados en el privilegio de Alfonso X para delimitar el término de Carmona.
El primitivo recinto debió ser lo que hoy día corresponde a las habitaciones del cortijo, capilla y graneros, estando defendido en el ángulo noreste por una torre fuerte y teniendo probablemente su entrada principal por la puerta, que aún hoy subsiste al lado de Poniente de la citada torre, como indican los matacanes de su parte superior, que caen sobre esta entrada. Un amplio patio rodeado de muros de hormigón, reforzados en las esquinas por sillares, corría a todo lo largo del costado oriental del recinto.
El castillo sufrió reformas y ampliaciones de importancia en la segunda mitad del siglo XV, quizás, al entrar a formar parte de las posesiones de linaje de los Velasco, cuyas armas campean en uno de los torreones. Se le agregó entonces por el lado norte un segundo recinto rectangular con dos torreones circulares en los ángulos, coronados por matacanes volados, sostenidos por elegantes arcos trilobulados góticos de gran efecto decorativo; entre ambos torreones y en el centro del lienzo de muralla almenada que flanquean, hay un balcón o garita semicircular.
En el castillo hay una capilla dedicada a San Isidro Labrador, presidida por una valiosa pintura de la Virgen Guadalupe.
Al ser de propiedad particular, este castillo solo se puede visitar los sábados.



CASTILLO DE SABIOTE, Jaén

CASTILLO DE SABIOTE

Este Castillo del siglo XIII, es posiblemente la fortaleza más importante, con fines militares, de la provincia de Jaén. Su estado actual, se debe a la reconstrucción que ordenó hacer el secretario del Emperador Carlos V, Francisco de los Cobos, en el siglo XVI. Es  un claro ejemplo de baluarte de estilo renacentista, destacando su portada plateresca con los escudos de Francisco de los Cobos y María Mendoza.

Este montículo a sido ul lugar estratégico desde la Edad del Bronce, y siempre a tenido algún tipo de construcción hasta que llos árabes, en la etapa de la conquista islámica edifican un castillo llamándole Sabituya.

Documentalmente, sus primeras noticias, datan del año 1137 cuando fue atacada por las huestes del rey castellano Alfonso VII, que no consiguió conquistarlo. Pero araiz de los sucesivos ataques cristianos, al final fue tomado por Fernando III el Santo en el 1226. Este, le concedió una nueva reglamentación jurídica, el fuero de Cuenca, cuyo códice aún se conserva. En el 1230, Juan de Zúñiga lo reedificó. El rey Alfonso X el Sabio le otorgó la Orden de Calatrava. Durante las disputas dinásticas a raiz de la muerte del Enrique IV, el castillo de Sabiote, tuvo un lugar destacado en las mismas.

Ya en el siglo XVI, el emperador Carlos V le vendió la villa a su secretario Francisco de Cobos, convirtiendo  la fortaleza árabe en un palacio renacentista, al tiempo que reforzaba exteriormente su carácter militar. La modificación del interior  se le atribuye al maestro del renacimiento andaluz, Andrés de Vandelvira. La exterior posiblemente tuvo que ver el arquitecto italiano Benedetto de Ravenna. En 1573 la titularidad de Sabiote pasó a la casa de Medinacelli hasta que después de las cortes de Cádiz de 1812 consiguió su independencia. Y como siempre las tropas napoleónicas, durante la guerra de la Independencia española, en su afán de destruir, también lo dinamitaron, por lo que interiormente sólo queda el esbozo de lo que fue una destacada obra de arte.

CASTILLO DE SABIOTE




CASTILLO DE SANTIAGO O DE SANLÚCAR DE BARRAMEDA, Cádiz

 

CASTILLO DE SANTIAGO. Foto: María Ángeles Vidal Tejero

Este Castillo (siglo XV), está construido bajo el patrocinio de Enrique Pérez de Guzmán, Señor de San Lucar y II duque de Medinasidonia. Está situado en el municipio de Sanlúcar de Barrameda en la provincia de Cádiz. Llegó a tener visitantes tan ilustres como los Reyes Católicos. Isabel la católica bajó desde Sevilla a Sanlúcar por el río Betis (Guadalquivir) y así poder ver el mar. Éste  castillo, no se diseñó para controlar el río ni para protegerse contra la guerra sino que se hizo por motivos diversos como las luchas aristocráticas que se dieron en aquella época o por el valor simbólico que tenían los castillos.  Durante la  guerra de la Independecia, es utilizado por las fuerzas francesas como cuartel general, a su marcha, como siempre, lo minaron y explosionaron causándole algunos daños; fue reparado a mediados del siglo XIX.

Actualmente, se celebran muchos y buenos actos culturales, siendo un incomparable para presentar conferencias, Banquetes de bodas, Bailes, etc…

 

 




CASTILLO DE BELALCÁZAR O DE SOTOMAYOR ZÚÑIGA Y MADRÓÑIZ

CASTILLO DE BELALCÁZAR

Este Castillo (siglo XV), también se le conoce por  castillo de Gahete ó castillo de Gafiq. Juan II de Castilla le entregó las tierras a Gutierrez de Sotomayor, gran Maestre de la Orden de Alcántara y le dió todo su apoyo para que construyese este castillo. Pero no lo vio acabado ya que murió antes continuando su construcción su hijo, Alfonso de Sotomayor, I Conde de Belalcázar. Actualmente , el castillo es propiedad de la junta de Andalucía. Esta fortaleza es un fiel reflejo del gran papel que estos señores desempeñaron como mecenas de la arquitectura y promotores del  gótico tardío en la comarca. La torre del homenaje tiene una altura de 40 metros. Parece que en el mismo lugar ya hubo una fortaleza romana, continuada luego en época musulmana que le pusieron el nombre a la siguiente fortaleza de Galif, lugar donde nacieron importantes personajes de la cultura árabe como fue el prestigioso oftalmólogo Mohamed Ibn Qassan Ibs Aslan el Gafequi, creador de la Guía del Oculista. De aquella época  fue levantado por los musulmanes  una muralla para proteger la antigua Gafiq, capital de Fahs al-Ballut (el Llano de los Bellotas, la actual comarca de Los Pedroches). La fortaleza musulmana está emplazada en un meandro del arroyo Cagancha y presenta una planta irregular reforzada con torres cuadradas que tras la Reconquista fue reparada y reforzada con la torre albarrana(1) y el torreón-molino. Junto con el castillo de Capilla constituía el más formidable baluarte de los musulmanes en el norte de Córdoba. Todavía quedan los testimonios en la cerca exterior, que se mantuvo como primera línea de muralla con torres albarranas sobre el arroyo Caganchas.

Durante la Guerra de la Independencia (en 1810) el castillo sufrió un violentísimo asedio y la conquista del ejército francés al estar ocupado por las tropas de Wellington. Este asedio es en buena parte responsable de su actual estado  y como siempre, los franceses destrozaban todo lo que dejaban atrás, como así hicieron con esta fortaleza. Todavía se pueden ver los impactos de la artillería




LA ALCAZABA DE ALMERÍA

LA ALCAZABA DE ALMERÍA. Foto:Vladimira Dvorakova

La Alcazaba de Almería, (sigloX) es después de la Alhambra, la construcción de origen árabe más grande de España. Situada en un promontorio, domina toda la bahía de la ciudad y su alcazaba se puede observar desde grandes distancias mar adentro. Su construcción fue iniciada por Abd al-Rahman III,  primer califa de  Al-andalus y terminada por el príncipe Hayran entrados en el siglo XI. Fue durante siglos la vigía del buen comercio almeriense, ya que era la ciudad Árabe que mejor mercado tenía de toda España.




CASTILLO DE LA FLORESTA, Córdoba

CASTILLO DE LA FLORESTA

Castillo de la Floresta., se encuentra el pueblo de Almodovar del Río, en la provincia de Córdoba. Está en buen estado y se puede visitar. para saber más sobre este castillo:
http://wikanda.cordobapedia.es/wiki/Castillo_de_la_Floresta/




CASTILLO DE CALAHORRA, Granada

CASTILLO DE CALAHORRA

El castillo de la Calahorra (siglo XVI), esta situado en la ciudad de Calahorra provincia de Granada. Seencuentra en muy buen estado de conservación y se puede visitar.

Para saber más sobre este castillo: http://www.revistaiberica.com/rutas_y_destinos/anda/granada/lacalahorra.htm