BONAMPAK Y PALENQUE (México), por Luis Manuel Moll Juan

1--

FRESCOS DE BONAMPAK

Bonampak
Bonampak

Inmersos en el siglo VIII de nuestra era, en la península de Yucatán en la actual México, en el momento cumbre de la cultura Maya, el rey sacerdote Chamuan II, mandó hacer unos frescos en la ciudad de  Bonampak, la ciudad de las pinturas murales. Situada  en la selva Lancandona de Chiapas, estuvo escondida por más de 1200 años. En el templo principal hay un mural donde aparecen reflejadas un total de  126 figuras entre las que se encuentras reflejadas guerreros y chamanes, bailarines y músicos, mujeres y niños, pero así mismo representa una de la más extrañas culturas antiguas; los combatientes se reflejan ensalzados en continuas luchas, los prisioneros que tomen serán sacrificados. También se reflejan ritos religiosos protagonizados por las víctimas cuya sangre será ofrenda a los dioses mayas.

Frescos
Frescos de Bonampak

Las escenas datan de la última etapa de esplendor Bonampak, esto  ocurrió bajo el gobierno de Jaguar-anudado II, quien subió al trono en 743 d.C.; sus conquistas se conmemoran en el dintel 3 del Edificio de las Pinturas. El último gobernante hasta ahora conocido de Bonampak es Chaan Muan II, cada uno de los tres cuartos del edificio representan escenas de su vida, su ascenso al trono fue en 776 d.C. En 787, Chaan Muan II capturó a un importante enemigo, llamado “Ah-5-calavera”, evento que se plasmó en el dintel 1 del Edificio de las Pinturas; sus últimos actos están representados en las pinturas de dicho edificio. La historia representada en los murales ya fue descifrada y sus eventos se inician en 9.18.0.3.4 10 K’an 2 K’ayab en el sistema Maya o el día 14 de diciembre de 790 d. C., 658 años antes de Leonardo de Vinci, en la llamada

Frescos de Bonampak
Frescos de Bonampak

Edad Oscura de Europa. Los frescos fueron pintados al final del esplendor del reinado de Bonampak, en el periodo Clásico Tardío (800-850 d.C.). Los murales de Bonampak muestran la mejor representación gráfica de la organología clásica Maya y de sus ejecutantes, que fueron el corazón de muchos eventos sociales y celebraciones públicas, ritos y combates.

Estos murales, van más allá de lo puramente artístico. Es la mayor y mejor representación de la vida indígena  que existe del mundo prehispánico

Fresco de Bonampak
Fresco de Bonampak

El hallazgo de los frescos de Bonampak, contribuyó a desvelar enigmas y modos de trabajo de una civilización que evolucionó a lo largo de un periodo cercano a los  3.000 años. Los mayas tuvieron su mayor empuje entre el siglo IV al IX de nuestra era, para después ir cayendo hasta llegar a casi su total olvido en el año 1500, poco antes que llegasen los conquistadores españoles.

Restos de un esueleto sin cabeza encontrados bajo las pinturas representativas de un combate
Restos de un esueleto sin cabeza encontrados bajo las pinturas representativas de un combate

En verdad os damos gracias dos y tres veces

Hemos sido creados, se nos ha dado una boca y una cara

Hablamos, oímos, pensamos y andamos, sentimos perfectamente

Conocemos lo que está lejos y lo que está cerca.

Vemos también lo que esta grande y lo pequeño en el Cielo y la Tierra.

Os damos gracias pues, por habernos creado, Oh Creador y Formador

Por habernos dado el Ser.

Oh Abuela Nuestra Oh nuestro Abuelo

 (fragmento del libro Popol Vuh. el libro sagrado de los indios quichés que habitaban en la zona de Guatemala. Se explicaba en él el origen del mundo y de los indios mayas. También se relataba la historia de todos los soberanos. Fue escrito originalmente en piel de venado, posteriormente trascripto en 1542 al latín por Fray Alonso del Portillo de Noreña.)

 PALENQUE

Palacio de Palanke
Palacio de Palenke

Las ciudades Mayas, quedaron poco a poco olvidadas y siendo tragadas por la naturaleza, por esa selva que les rodeaba y también les protegía. Las ciudades se vinieron abajo, pero sus gentes no se extinguieron, sencillamente cambiaron de lugar, se desperdigaron por toda la península del Yucatán y hoy en día todavía perduran algunas costumbres ancestrales. En 1946, la ciudad de Palenque fue descubierta por el inglés Giles Healy, al seguir a unos Lacandones que se dirigían a realizar unos actos religiosos en las ruinas.

En 1840 John Lloyd Stephens, visitó la ciudad de Chichén Itza, y escribió las siguientes palabras en su expedición a México: “De todos los sucesos de la historia, nada me ha impresionado tanto como la contemplación de esta grandiosa y atrayente ciudad, hoy desierta y perdida”

Templos de las Inscripciones (al fondo) y  el de la Reina Roja
Templos de las Inscripciones (al fondo) y el de la Reina Roja

Ya había estudiado las pirámides egipcias  y los templos helénicos de Atenas pero fueron los templos que estaban bajo la jungla mesoamericana los que le embargaron una sensación de estupor. Al salir de la floresta, se dio cuenta que había encontrado una arcaica urbe Maya Palenque (Lakam Ha, Ciudad de las Aguas), Stephens, se quedó estupefacto al contemplar la ciudad Maya, era muy evidente que solo unos hombres de gran talento, podrían haber construido aquella gran ciudad. Era obvio que ante ellos se presentaba una nueva materia de estudio entorno a una civilización escondida, dioses y diosas, reyes y héroes, todo un campo del saber de la misteriosa cultura Maya y su mítica historia, se le aparecía ante sus asombrados pensamientos.

Palenque en sus tiempos de esplendor, se extendía a lo largo de más de 15 kilómetros cuadrados, sus pobladores eran varias decenas de miles, y sus monumentos importantes datan sobre los años 630 y 700 de nuestra era durante los reinados de K’inich Janaab’ Pakal o Pakal “el Grande” y de su predecesor de K’inich Janaab’ II.

Terraza en el Palacio Real
Terraza en el Palacio Real

Uno de los edificios más importantes de esta ciudad es el palacio real, morada de los principales mandatarios, tiene bajorelieves que adornan sus muros y que hoy en día siguen siendo impresionantes y ello pese a que los colores que maravillaron a Stephens, prácticamente han desaparecido. En los peldaños del patio central, hay grabados glifos, los heriogramas curvolíneos de la escritura Maya, a su alrededor, podemos ver losas con efigies de prisioneros que debería de ser oficiales de alto rango por la decoración de su rico atavío. Desde este palacio se pude ver el magnífico templo de las inscripciones.

Lápida de la tumba de K'inich Janaab' Pakal
Lápida de la tumba de K’inich Janaab’ Pakal

En 1952, el arqueólogo Alberto Ruiz, descubrió un asombroso y angosto pasadizo, una suerte de túnel que se adentraba en el corazón de la pirámide. Después de varios meses de trabajo, de quitar escombros y tierra que prácticamente tapaban el túnel, Alberto Ruiz, se encontró con una cámara con un sarcófago con los restos de K’inich Janaab’ Pakal, que gobernó la ciudad de Palenque hasta el año 683 de nuestra era. Se trataba de uno de los hallazgos más impresionantes de la arqueología moderna y de vital importancia para entender a la civilización Maya. Hasta este descubrimiento, se tenía la idea de que las pirámides mayas solo se utilizaban para ritos religiosos, careciendo de fines mortuorios. La tumba descubierta, tenía el cadáver del soberano y un riquísimo ajuar funerario casi todo labrado en jade verde(La joyería de jade no fue usada únicamente por la élite Maya. El jade es un material precioso que sólo se encuentra en el río Motagua en Guatemala. Así que el comercio a larga distancia en Palenque fue sin duda una práctica común), además de una serie de bustos, que posiblemente fueran del rostro del amo y señor de la tumba. Sobre el sarcófago, descansaba una losa de piedra caliza de unas 8 toneladas

Máscara y collar de K'inich Janaab' Pakal
Máscara y collar de K’inich Janaab’ Pakal

cubierta de bellísimos bajorelieves que los estudiosos todavía intentan saber lo que quieren decir. Una de las imágenes, el rey, está sentado sobre unos relieves que parecen que sean de una nave y que el monarca está accionando los mandos con sus manos y pies. Tras de si, parecen que hay unas toberas emitiendo humo y llamas. Como si los mayas estuvieran al tanto de las tecnologías aéreas. Otros investigadores, indican que está entre las fauces de una serpiente en el momento de abandonar la existencia terrenal. De todos modos, el misterio está todavía irresoluto. La pirámide consta de 9 grandes escalones, esto es debido a que en la cultura Maya, había que bajar 9 niveles para llegar al inframundo, el sarcófago de K’inich Janaab’ Pakal, está en el noveno nivel. De ahí, con toda su parafernalia de jade, va a renacer como dios del maíz.

Pirámide de la Calavera
Pirámide de la Calavera

Los habitantes de Palenque, las construcciones más destacadas de la urbe, son las que forman el complejo conocido como Grupo de la Cruz, este conjunto, consta de tres edificaciones rectangulares rematadas por una especie de cresta, se trata de templos dedicados a las divinidades mayas y deben su nombre a un error de sus descubridores, los conquistadores españoles, que confundieron la Ceiba, el árbol sagrado de los mayas, con una cruz. Antiguamente todos los monumentos estaban pintados en rojo, el color de la vida para los mayas.

Los bajos relieves de Palenque, demuestran que el culto a las deidades estaba ligado a la clase social de sus habitantes. El dios Ek Chuah, era el de los mercaderes. Itzam Ná, el dios de la escritur. Ix Chel protectora de las parturientas.  Ix-Tab, el dios de los suicidas. Chaac, el dios de la lluvia. Yum Kax, el dios de los agricultores. Xaman Ek, dios de la estrella polar. Ek Chuah, el dios de la guerra y de los recolectores de cacao. Ah Puch, dios de la muerte. Hunab o Hunab Ku, el dios supremo de los mayas. Itzam Ná, el dios de la escritura

En la plaza principal, se encuentra el templo XIII, entre el templo de las inscripciones y el templo de la calavera, llamado de la Reina Roja por encontrase una osamenta embadurnada de pintura roja. Aunque su identidad todavía no ha sido confirmada, las investigaciones sugieren que podría tratarse de Tz’akbu Ajaw, también conocida como Ahpo-Hel, quien era esposa del ahau Pakal “el Grande”.

Tmplo del Sol
Tmplo del Sol

Entre el  templo del sol y el de la Cruz, hay algo mágico, interactúan entre ellos para crear efectos de luz y de sombra durante todo el año, de tal modo que se pueden conocer los equinoccios y solsticios del año marcando fielmente el paso de las estaciones.

Templo de la Cruz
Templo de la Cruz

Todos los edificios guardan una proporciones que están  en armonía con la naturaleza

Detalle del templo de la pirámide de la Calavera
Detalle del templo de la pirámide de la Calavera

Nota: el Nombre de Palenque se lo dio en fraile dominico Pedro Lorenzo

LA ALCAZABA 45

 

 

 

 




LA EPOPEYA O POEMA DE GILGAMESH-LA NARRACIÓN MÁS ANTIGUA DE LA HISTORIA, por Alfredo Pastor Ugena

Gilgamesh y Lamassu en el Museo de Louvre. Paris. Francia.

La Epopeya de Gilgamesh o el Poema de Gilgamesh es una narración de la Mesopotamia de origen sumerio, considerada como la narración escrita más antigua de la historia. Se emplearon para su escritura tablillas de arcilla y escritura cuneiforme, lo cual favoreció su preservación. La versión más completa conservada hasta la actualidad consta de doce tablillas en las que el héroe, Gilgamesh, ha pasado a ser un icono de la cultura popular.

            Esta epopeya se originó de una serie de leyendas y poemas sumerios sobre el mitológico héroe-rey Gilgamesh de Uruk, que debió gobernar hacia el año 2500 a. C. Se trata de una obra escrita muy posteriormente a su reinado, con base en las tradiciones orales y en la mitología sumeria.

            El Poema de Gilgamesh, frente a obras como La Ilíada, la tragedia griega o los relatos bíblicos, tiene la particularidad de desarrollar su argumento sobre el hecho trágico en sí mismo. A diferencia de la historia de Abraham, de Edipo Rey o del Prometeo de Esquilo, donde las reflexiones en torno al destino del hombre se exponen mediante tres bellas narraciones que van a ir desvelando a los protagonistas el sentido trágico del ser, en Gilgamesh vamos a presenciar que dicha meditación cobra forma a través de un argumento que consiste en el descubrimiento de esa misma realidad en la  que la acción narrada consiste en la toma de conciencia del héroe de su naturaleza mortal.

Tablilla IX de Gilgamesh

            El poema trata sobre las aventuras del rey Gilgamesh, también conocido como Istubar, y su amigo Enkidu. Las aventuras para matar al gigante Humbaba, el descenso a los infiernos y la relación entre dioses, semidioses (como el propio Gilgamesh) y mortales le dan un claro origen prehelenístico. El núcleo sentimental se encuentra en el duelo tras la muerte de Enkidu.

            El poema consta de doce tablillas y en ellas se van a narrar-como se ha indicado anteriormente- las aventuras de Gilgamesh, déspota de Uruk, representante del hombre civilizado, quien, en uno de los primeros pasajes significativos, va a enfrentarse a Enkidu, encarnación del hombre salvaje.

            Tras el proceso civilizador que éste va a experimentar al quedar enamorado de una hieródula, y después de haberse enfrentado a Gilgamesh, quien le derrota – victoria de la civilización frente a la naturaleza salvaje -, los dos héroes se dirigen al Bosque de los Cedros, donde han de batirse con el gigante Khumbaba. Una vez cumplida su tarea, se encontrarán con la diosa Ishtar – Venus en la mitología latina -, quien enamorada de Gilgamesh y siendo despechada por el héroe, decide vengarse pidiendo ayuda a Anu, su padre, que creará el Toro Celeste con el fin de acabar con los protagonistas. Sin embargo Enkidu va a vencer al Toro y, a continuación, colérico, cometerá una terrible ofensa contra la diosa. La afrenta del ser humano contra una divinidad provoca la ira de los dioses, quienes no decidiéndose a acabar con Gilgamesh, pues en sus dos terceras partes es de naturaleza divina, deciden hacerlo con Enkidu.

            Presenta esta narración episodios que influyeron posteriormente en La Odisea de Homero, entre otras obras relevantes.También se ha argumentado que existe cierta influencia de este poema en algunos de los capítulos de la Biblia (buena parte de la cual, no ha de olvidarse, se redacta en época del cautiverio de los judíos en Babilonia, en torno al S. VI a. C.). Supuestamente son los elementos más claramente tomados por la tradición hebrea del poema babilónico de Gilgamesh : el mito del gran diluvio al que escapó un elegido por los dioses, este relato, para algunos es antecedente de la historia del Arca de Noé que aparece en la Biblia. El otro tema, es el hecho de que una planta que hubiera podido otorgar la juventud (se discute si la vida eterna o sólo la juventud) le es “robada” a la humanidad, mitad por la inconsciencia del hombre, mitad por la intervención de una serpiente, lo que guarda un paralelismo, pero a la vez diferente por la mención del árbol de la Ciencia, con el episodio de Adán, Eva y la serpiente del Génesis.

Gilgamesh y Enkidu dando muerte a Humbaba.

   El simbolismo del texto va a ser múltiple y remite a un deseo de ordenar la realidad. Recordemos que Mesopotamia es el territorio comprendido en la zona conocida como Oriente Próximo ubicada entre los ríos Tigris y Éufrates y que coincide con áreas del actual Irak. Sumeria es una región histórica que formaba parte del sur de Mesopotamia y es considerada la más antigua civilización del mundo, así como la primera en dejar constancia de sus costumbres y tradiciones, constancia que se encuentra en escritura cuneiforme. Posterior a Sumeria, las civilizaciones babilónicas y asirias siguieron usando esta escritura siendo el Poema de Gilgamesh la prueba de ello.

            Señalar asimismo que desde el IV milenio a.C. florecieron en esta zona diversas culturas: sumeros, acadios, babilonios, asirios e hititas. Estas culturas realizaron las primeras formas de escritura conocidas (la cueniforme) y llegaron, a través de tablillas de arcilla, a una literatura fundamentalmente compuesta por textos, himnos religiosos y poemas épicos.

Gilgamesh y Uruk

   El Poema del Gilgamesh es la obra más conocida. La leyenda sobre este rey cuenta que los ciudadanos de Uruk, viéndose oprimidos, pidieron ayuda a los dioses, quienes envíaron a un personaje llamado Enkidu para que luchara contra Gilgamesh y le venciera. Pero la lucha se hace muy igualada, sin que se destaque un vencedor y, a continuación, los dos luchadores se hacen amigos. Juntos deciden hacer un largo viaje en busca de aventuras, en el que aparecen toda clase de animales fantásticos y peligrosos.

            En su ausencia, la diosa Inanna (conocida por los babilonios como Ishtar y más tarde como Astarté) había cuidado y protegido la ciudad. Astarté declara su amor al héroe Gilgamesh pero éste lo rechaza, provocando la ira de la diosa que en venganza envía el Toro de las tempestades para destruir a los dos personajes y a la ciudad entera.

            Este mito, como todos los que pertenecen a las tradiciones de las sociedades humanas en general, tiene implícita una enseñanza que muestra la importancia de la mitología en la vida diaria de las personas, y en la configuración de la sociedad misma. Así, la figura del héroe representa la figura de un personaje que ha emprendido un camino, y a través de su recorrido, va a aprender que el verdadero sentido de la vida no es alcanzar la inmortalidad, don exclusivo de los dioses, sino entender que no estamos solos en el mundo, que para crecer y superarnos a nosotros mismos debemos caminar junto a otros en los que nos podemos ver complementados, reflejados y contrariados.

            El mito a lo largo de la historia se ha concebido como una forma de dar con la verdad, de encontrar respuestas a los acontecimientos sorprendentes para el hombre, porque permite dar explicaciones a hechos como la creación del hombre, los cielos, fenómenos naturales, y es de ésta forma como han nacido los dioses para dar respuestas a las interrogantes del hombre.

            En resumen el poema de Gilgamesh se ubica dentro del género literario épico, y específicamente una epopeya. Asimismo se le define también como un  género poético que se caracteriza por la majestuosidad de su tono y su estilo y que relata sucesos legendarios o históricos de importancia nacional o universal.

            Por lo general se centra en un individuo, lo que confiere unidad a la composición. A menudo introduce la presencia de fuerzas sobrenaturales que configuran la acción, y son frecuentes en ella las descripciones de batallas y otras modalidades de combate físico. Sin duda en el poema de Gilgamesh se ubica, a nuestro entender, especialmente dentro del subgénero épico de la epopeya, dado que, son relatos majestuosos con la presencia de héroes como Ekidu y Gilgamesh, personajes matizados de valores axiológicos, los cuales se manifiestan a través de la presencia de fuerzas sobrenaturales proporcionadas por el bien.

            Presenta elementos que proporcionan información, en relación, al estilo de vida de la civilización mesopotámica 2000 a.C., gracias a la ubicación geográfica de mesopotamia situada entre el río Tigres y Eúfrates dio pie al desarrollo del comercio, de la agricultura y artesanía, lo cual genero la aparición de ciudades y la creación de una cultura urbana como es la ciudad de Uruk (de amplios mercados). Así también, el aspecto religioso es evidenciado en el fragmento del párrafo, debido a la creación de un poder organizado y fuerte, en donde los órganos del poder se centraban en el templo, situado en la ciudad-estado y dirigido por un rey-sacerdote que fue a su vez, jefe civil y religioso y gobernó de forma absoluta.

            Finalmente, si bien es  cierto que se trata de  una obra literaria, no es un libro de historia, también es cierto que refleja elementos socio-históricos de una cultural y una época determinada, porque como dijo Lukacs “es la cosmovisión del hombre la que se fleja en la obra” o Lucian Goldman cuando habla del “sujeto colectivo”, el cual representa las inquietudes de un grupo, comunidad o sociedad y en este caso el sujeto colectivo es la civilización sumeria quien invoca sus creencias, sus interrogantes acerca de la vida, de la muerte, del bien y del mal.




EL OLIMPO, LOS DIOSES Y LA CULTURA DE SALÓNICA, por Alfredo Pastor Ugea

Mar Egeo

Bañarse en las cristalinas aguas del mar Egeo, visitar yacimientos arqueológicos de las primeras civilizaciones, contemplar peculiares ermitas e iglesias bizantinas, merodear por las faldas del Olimpo y vislumbrar el oteo de los dioses ,que nos acercan su mirada a través del esplendor de las huellas arqueológicas de la zona, es de una belleza turística sin igual.

Degustar los sabores de la cocina más genuinamente mediterránea, el “café frappé”(inventado en Salónica en 1956),visitar pequeñas localidades y aldeas perdidas de casitas pintadas de blanco y azul,… Todo esto y mucho más es la desconocida Tesalónica o Salónica.y sus alrededores, en la siempre atractiva Macedonia.

Torre  Blanca

Tesalónica es la segunda ciudad más importante de Grecia. Dotada de un característico puerto típico, y ,sobre todo ,plagada de restos de construcciones bizantinas, griegas y turcas, destacan en ella: la famosa Torre Blanca, antigua prisión otomana hoy reconvertida en museo; iglesias tan hermosas como la ortodoxa Agía Sofía, con fabulosos mosaicos, y Panagía Ahiropíitos, una basílica paleocristiana del siglo V d.C.; las antiguas Murallas y fortificaciones del Heptapirgion; el Arco de Galerio (siglo V), una mezquita del siglo XV (Hamza’Bey-Dazmí)) y el famoso baño turco de Bey-Hamam.  (ampliar) .

¿Qué decir del cercano Monte Olimpo-“el luminoso”- blasón histórico de Grecia y uno de los componentes esenciales de su cultura? Es la montaña más alta de este país (2.917 metros) y está situado entre las regiones de Tesalia y Macedonia: es reserva natural griega desde 1938 y patrimonio natural de la Unión Europea desde 1981, en su categoría de reserva de la biosfera”.

El monte Olimpo era para la mitología griega” el hogar de los dioses olímpicos”, los principales dioses del panteón griego presididos por Zeus: “Los griegos creían que en él había construidas mansiones de cristal en la que moraban los dioses”. Estos eran en principio: Zeus, Hera, Ares, Hefesto, Artemio, Apolo, Atenea ,Hermes, Afrodita, Démeter, Hestia y Poseidón.

Afrodita de Cinido

Salónica o Tesalónica(“puerto principal de Macedonia”) es la capital de la prefectura del mismo nombre y de la región de Macedonia. Tiene un puerto y un Golfo del mismo nombre, donde se sitúa la ciudad. Centro de comunicaciones a lo largo de la historia, está emplazada en la Vía Egnatia, que conectaba la Acrópolis con la costa, y a través de ella llegan las principales carreteras procedentes del Adriático y de los Balcanes.

Se trata de una ciudad con múltiples huellas históricas: “conserva restos de las murallas de la época helenística. En las laderas y la parte baja está la antigua ciudad turca, que fue destruida en 1917, fue reconstruida y conserva monumentos como iglesias bizantinas-entre las que destacan San Demetrio, su patrón y Santa Sofía. Junto al arco de Galerio (“ este emperador nombró a la ciudad su residencia imperial en el año 300 a.C”.)y los múltiples museos-.como el arqueológico, el Bizantino o el Sefardí, el Foro o la Torre Blanca, Salónica es un interminable oferta turística de cultura para los turistas.

Busto de Zeus

Recordemos que Tesalónica estuvo en manos de muchos pueblos tan importantes como el imperio bizantino, Roma, los árabes, los normandos, los otomanos o los judíos sefardíes.. Estos últimos, tras ser expulsados de España en 1942 por Los Reyes Católicos, formaron una importante comunidad, constituyendo los habitantes más numerosos de la ciudad y que ayudaron de forma definitiva a su desarrollo  económico.

En tiempos de la presencia de Roma en estas tierras, fue visitada por San Pablo quien predicaba entonces una nueva religión (“el cristianismo”), escribiendo posteriormente sus famosas cartas a la población de la ciudad que constituyen los archivos más antiguos de la literatura cristiana. También en Salónica estuvo deportado Cicerón.

Personajes importantes de Salónica-entre otros- han sido los santos Cirilo y Metodio -“los apóstoles eslavos”-, creadores del alfabeto cirílico y Mustafá Kemal Ataturk, padre de la patria turca y primer presidente de esta nación.

En los alrededores de Salónica merece la pena visitar Dión, pueblo situado en la falda  del Olimpo, a diecisiete kms al sur de Katerini.Tiene un gran recinto arqueológico que abarca una extensión de terreno bastante considerable ,por donde transcurre un río (“gran parte del recinto está sumergido en un lago”), donde el canto de las ranas y las cigarras en verano son testigos de la impresionante historia del lugar.

Ruias de Dion

Dión fue en tiempos el centro religioso y divino- dedicado a los dioses- de la Macedonia de Filipo II y de Alejandro Magno. La mayoría de  sus ruinas se encuentran desperdigadas por el campo con una cierta sensación de  abandono.

Aproximadamente a 32 kms al suroeste de Katerini se encuentra la ciudad de Agios Dimitiros construida en una meseta con impresionantes bosques y corrientes fluviales.La ciudad de Katerini destaca en cambio por su llamativas playas, que junto con la cercana localidad de Platamonas ofrecen una más que importante oferta turística de sol y playa.

Ciudad de Litohoro

En las laderas del Monte Olimpo se encuentra la bella y pequeña localidad de Litohoro- a 24 kms de Katerini-lugar muy valorado por lo escaladores hacia la legendaria montaña. Según al leyenda en estos parajes mataron los ménades al mítico Orfeo: “personaje de la mitología griega , hijo de Apolo y de la usa Calíape, hereda de ellos el don de la poesía y de la música: “según la leyenda cuando tocaba su lira, los hombres se reunían para oírlo y hacer descansar su alma”.

Litohoro es una localidad de arraigadas costumbres marineras, don de destaca su Museo Náutico, donde se puede observar un recorrido por la historia de la anvegación, considerando la tradición naútica de los griegos, narrada, por ejemplo por Homero en la Odisea, que, en el fondo, es el periplo de Ulises por el Mediterráneo

Tumba de Filipo II, padre de Alejandro Magno

Procede siempre reseñar la visita a Vergina, donde se encuentran las tumbas de la familia real macedonia, descbiertas en 1.977.En este recinto podemos observar tres tumbas reales, donde destaca la d de Filipo II, exponiéndose su ajuar funerario y otras joyas en el museo adjunto

Cerca de allí- además de la estación de esquí de la Pieria- se encuentra la Escuela de Aristóteles, lugar donde el joven Alejandro Magno, y otros jóvenes, recibieron las enseñanzas de este gran filósofo.

Cuando se habla de la cultura griega es necesario reseñar la importancia y calidad de sus vinos, aspecto que pudimos contemplar en la bodega Gerovassiliou ,lugar donde se crían excelentes  y variados vinos. Destaca la belleza de su museo muy unido al mundo e historia de la enología.

 En definitiva hemos descrito de forma breve  este destino turístico, muy atractivo por la heterogeneidad de sus ofertas de todo tipo y que merece la pena visitar en la desconocida Macedonia.