Revista La Alcazaba

Luis Manuel Moll

CUENCA “LA GRANDE” por Luis Manuel Moll Juan, con poemas de Aurora Gómez Blázquez

Escrito por Luis Manuel Moll. En Nuestros pueblos

Etiquetas: , , , , , ,

Publicado el 08 julio, 2014 hay 2 Comentarios

image_pdfimage_print

Cuenca y su catedral

Cuenca “la grande”, que nunca tuvo un caballero porque los tuvo a cientos. Una ciudad que es un pasodoble, la mires, por donde la mires.

           Dice  Aurora Gómez, poetisa, que aunque sus raíces están en Munera, dentro de la comarca albaceteña, ella, en parte se siente conquense. El Huecar y el Jucar corren por sus venas de prosa, de versos y de alegrías… en sus hablares, me dice que en Cuenca hay juncos atrapados, verdes hieráticos, nacidos para el hombre. Hay nardos en las calles, romero por el suelo, rincones donde se abren las puertas y ventanas, rincones atrapados por la retina de las personas donde callan los tiempos.

Por esta ciudad pasaron personajes como Muhammad ben Abd Allah ibn Said Mardanís, llamdo el “Rey Lobo”, Ben Lope que se proclamó rey de Cuenca, Averroes, Sahib al-Sará, Alfonso VIII, El señor de Villena Don Juan Manuel, Alonso de Ojeda, Andrés Hurtado de Mendoza,  Antonio Enríquez Gómez, Federico Muelas, y un largo etc. De personajes que han hecho, aún más rica a esta Cuenca.

Monumento a Alfonso VIII, conquistador de Cuenca

La historia de Cuenca a pesar de las escaramuzas entre entre romanos  e  celtas  olcades,  no comienza a vislumbrar hasta la llegada de los árabes con la fundación de la ciudad de Qünca. La dinastía bereber de Banu Di-L-Nun, descubrió la importancia que tenía este lugar protegido por la fuerte naturaleza de las hoces del Júcar y del Huete, para hacer de la ciudad uno de sus bastiones defensivos ante las luchas que tenían continuamente contra los Omeyas.

Alfonso VIII, llega a las murallas de esta ciudad y después de un largo asedio, sus huestes disfrazadas de cordero (según la leyenda) y guiadas por el lugareño y pastor Martín Alhaja, entraron tras las murallas árabes de la ciudad y la conquistaron.

Cuenca, participó activamente en el apoyo a la causa de los Trastasmara, tomando parte importante en la proclamación del rey castellano Enrique II.

 Ya en el 1529, se instaló la primera imprenta en esta ciudad, siendo su primer libro publicado Principios de l Gramática en Romance de Luis Pastrana, capellán de la ciudad.

           Durante la guerra de la Sucesión, Cuenca tomó partido por el rey Felipe V.

           En la guerra de la Independencia, los franceses estuvieron en esta ciudad, saqueándola en varias ocasiones a pesar de la férrea resistencia por parte de los conquenses, y quemando como siempre todo lo que había de valor monumental.

El 13 de juio de 1874, fue  otra vez asediada, pero  en esta ocasión por las tropas Carlistas, en la llamada Tercera Guerra Carlista. Esta batalla se saldó con un  número muy importante de muertos. Hasta tal punto que en 1876, recién acabada la guerra, se propuso la construcción de un Mausoleo de memoria a las víctimas de tan atroz batalla.

Vista de Cuenca. Los rascacielos, en la Hoz del Huecar

En 1902, se derrumbó el campanario de la catedral conocido  como Torre del Giraldo, matando a 6 personas.  Tras este hecho, se tuvo que proceder a demoler la fachada barroca y sustituirla por una neogótica, obra del arquitecto Vicente Lamperez, que es la que podemos contemplar hoy en día.

Durante la guerra civil estuvo en el lado de los republicanos, teniendo poca incidencia en este periodo de guerra.

La Hoz del Jucar

En diciembre de 1996, Cuenca y sus hoces fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco

 En los andares por las empedradas calles de esta ciudad, que parece más pueblo que villa, por lo coqueta, por sus gentes por su historia, nos van hablando de sus caminantes, de sus santos, de sitios pintorescos donde hay grabadas más de una vida y donde a veces, en la tranquila noche de la ciudad vieja, nos aparecen sombras de ayeres, ciertos rasgos que nos inducen a que somos vigilados por viejos pensamientos del pasado. Lo que llamaríamos fantasmas.

Ayuntamiento de Cuenca

El viajero que llegue a estar en esta tierra, no puede tener prisa. Sus monumentos están ahí, quietos a la espera de ese “flas” que bien o mal disparado, deja un recuerdo de historia en la vida del fotógrafo que vio el objetivo a través de su cámara.

 Cuenca es viajera, no solo del tiempo, si no también de nuestra era. Un tren recorre tranquilo sus cuestas y uno desde sus ventanas puede descubrir bóvedas y rincones insospechados y te sientes conquistador en una ciudad que la que conquista es ella.

Calle Alfonso VIII

  Cuenca, no tiene puntualidad, a ella le sobra. Podemos ir despacio a cualquier parte, sus piedras siempre aguardan, no hace falta quedar a una hora fija, ella está ahí, tiene su espera; es en otoño lo que en primavera: toda una belleza. La calle de San Juan, la Bajada de Santa Catalina, nos hacen soñar con el caballero  que un día bajo la luz de un tenue farolillo, cruzó por sus calles para encontrase tras una enrejada balconada con su amada.

 Después podemos ir hacia ver los restos de la antigua alcazaba árabe y pararnos a contemplar  como la hoz del Huecar le da un abrazo de enamorado a la vieja ciudad.

Vidrieras de la catedral

  En Conca, como la llamaban los árabes,  se consigue descubrir el corazón de la ciudad al ver la fachada de su alegre catedral, que se mantiene en pie, pese a las grandes vicisitudes que la historia le ha dejado, algunas marcadas en sus centenarias piedras. Y volvemos por sus calles adoquinadas que engalanan los pies de su gente brava, ciudad amada.

Escalones interminables que nos llevan imaginar que estamos cerca de una morada de brujas encantadoras, en donde la noche pasea un aire entre sus callejuelas rincones y plazas, repleto de magia.

Casas Colgadas

Hace ya algunos años, a principios del siglo pasado, Pedro Rápide hizo un canto, digamos… poético a Cuenca con la frase de “es única” hasta Unamuno, en su paso por la ciudad, dejó su pronta literaria en esta tierra de las dos hoces, posiblemente serán las más bellas de España.

 “¡Esto si que es mirar para Cuenca!”

Morteruelo del Buen Lagar

Su Gastronomía, nos recuerda a los platos de esos pastores que caminaban con sus rebaños por las serranías conquenses: los zarajos, guisos a base de carne de venado o jabalí, ajoarriero, gazpachos galianos, migas y sin olvidar el morteruelo, plato que de manera exquisita podríamos degustar en el restaurante“El Buen Lagar” sito en la llamada plaza de la “U”

 

Poemas sobre Cuenca

 Aurora Gómez Blázquez de su libro “En las verdes colinas habita la luna.

La Autora de estos poemas bajo las Casas Colgadas

ENTRE HOCES.- 

  Tiempo de la espera, setenta kilómetros

en piedra de mineral, se va la sombra

de un árbol caído, pisado por sus hojas

evanescentes, fresco mes de abril

la ráfaga perdida ¡el agua se evapora¡

raíces de tierra que acarician mi rostro

en balanceo al sol extremo,

con alas al sol se desplaza,

en lluvia de raíz

y desde el pequeño océano se

acerca,

tiempo dormido,

armadura en silencio de quijote

en el molino venturoso. 

Como naúfrago de río

aplaca las aguas dulces,

añoro la madrugada en rama de

hoja perenne,

mientras se van las golondrinas al tejado,

queda el árbol crecido

ensimismado, es la creciente espera. 

Deja atrás su rumbo pequeño océano,

se acerca y acaricia mi rostro

¡en balanceo al sol extremo añoro la madrugada! 

 Cuenca la piedra habla,

 glaciación donde entierro raíces,

 es el viajero de velas encendidas,

 vive en una caverna,

 diamante río donde la belleza brilla

 se acerca la luna redonda

Portada del libro En las verdes colinas habita la Luna

PUERTA DE SAN JUAN.-

Embarcadero de la puerta de San Juan,

hay casas colgadas

muestra el oleaje,

en movimiento el agua 

balancea despacio una pequeña barca

palabras sin escribir en paisaje ignoto,

paz en la niebla

lejanía en rostro de sol 

sobre monte serranía

hojas de hoces en el umbral desierto,

viajera de pinos en la casa del Júcar

silueta de estrella desde el cielo 

el cuerpo hoja deshojada

en la noche la montaña se alza

eleva su poder

la luz se alarga por la calle 

camina al norte  la madrugada,

pinos náufragos en balsa pendiente

viento de cristal, arde a lo lejos

de puro azul, vaguada de sueños ancestrales 

entre pinares los colores se desvanecen

ondulan figuras disueltas

al agua de humo

cada barco iza las velas

entre espuma y vapor

puerta de San Juan

ha parado el tiempo hacia el exilio interior

El río Huecar

 PASEANTE DE LA HOZ.-

Siempre nos queda Cuenca

desde la lejanía, desde el monte Benarés

más de mil trescientos años

se pasea por el mundo

hacia una ruta misteriosa

en tormenta de nieve

entre bandoleros

aldeas en orografía remota 

así llega el misterio

-recuerda altiplano

que se eleva en el Tibet-

carretera ancha de comercio

al Parador de San Pablo

duró esta ruta hasta final de los cincuenta

con la llegada de baldosas en pavimento

la ruta del misterio se mantenía oculta

entre pliegues las cumbres de montaña

que la protege y desde aquí parado

se esconde imaginario 

Afluente del Jucar en Cuenca

 EL VIAJE DE RÍO.-

Decoras la muralla romana

recto y ondulante, camino y fuente

de erguida forma

andar pausado

entre agua caída

continua su trayectoria

para hablar al oído al que te admira

entre recto ondulante, arrogante has nacido 

-¡habrá oído que oiga, ojo que vea!

hoy eres recto camino y fuente

de silueta esbelta, andar pausado

acumula agua caída y precipita

río Júcar espectador en movimiento

entre el Huecar alrededor alargas

tu silueta siempre curvada

vas rodeando a tu ciudad

quiere estar solo en su trasiego

aquí parado reaparece,

hojas de pino en la casa de lago

se han perdido las cartas estrellas con agüjeros

conchas de mar

-BARRIO DE SAN MARTÍN.- 

En la calle Martín D el tintineo se oye

música de arpa hoz del Huécar

rincón danzante en la música

muralla romana de contrafuertes y pilares

noche donde las estrellas fingen su luz

cuerpo y alma, mi sueño son

estrellas con agüjeros

la piedra lírica resuena en la lejanía

 

 

Fotos: Luis Manuel Moll

 

 


Acerca de Luis Manuel Moll

Luis Manuel Moll

Nació en 1957, en Petrer (Alicante). Investigador, diseñador de libros y revistas. Viejo marinero, comisario de exposiciones, organizador de eventos , conferenciante, escritor y poeta espontáneo. Ha publicado en diversas revistas culturales y junto a otros escritores los libros de "Almagre Literario", "el vino", " Aula poética" y " la Ruta por las Iglesias" de Madrid.

Buscar artículos de

2 Comentarios

2 Comentarios on CUENCA “LA GRANDE” por Luis Manuel Moll Juan, con poemas de Aurora Gómez Blázquez. Quieres dejar el tuyo ??

  1. Fantástico artículo sobre esta ciudad tan bella y hermosa como es Cuenca, con tanta historia y leyendas, tanto arte y costumbres. Los poemas deliciosos de Aurora Gómez ilustran y dan el señorío como se merece a esta inusitada y armoniosa ciudad llena de encanto donde el tiempo acompaña y uno se deleita simplemente paseando por sus calles empedradas y saboreando el ambiente y las gentes, los coloridos y embrujados paisajes…. ENHORABUENA
  2. Me gusta mucho la fuerza con la que vas relatando toda esa historia, que surge de la emoción, sobre Cuenca. Es un relato histórico donde recorremos la ciudad en uno de los caballos de un atrevido Caballero Templario. Excelente. Un saludo. Alex

Deja tu Comentario

Código anti-spam *