LA RUTA DE DON VASCO, MÉXICO, por Alfredo Pastor, Catedrático y Doctor en Historia

Fragmento del mural de la Independencia, obra de Juan O’gorman, en la biblioteca de la Ciudad Universitaria de UNAM, Michoacán, México,

La ruta de Don Vasco, en México, es un hecho excepcional en la historia de la Humanidad. Vasco de Quiroga (Madrigal de las Altas Torres (Ävila), 1470 – 1565). Primer obispo de Michoacán (México) intentó la creación de una sociedad más justa, ante la oportunidad que significaba el nuevo mundo. Rechazó las acciones de conquista que aculturaban y sometían, proponiendo un nuevo modelo de convivencia que reconocía la espiritualidad y las capacidades de todos los hombres, en particular los de  P`urhepecha.

A más de i 500 años de su existencia, el misionero Vasco de Quiroga está presente en la vida de todo michoacano a través de su legado, que ha permeado la vida social, cultural, académica, económica y artesanal, así como en la arquitectura y hasta en la traza urbana de muchos pueblos del estado de Michoacán.

Las tres ciudades más grandes del estado, Morelia, la capital, Pátzcuaro y Uruapan, son la columna vertebral de la ruta. De ellas tres parten ramificaciones que abarcan 122 pueblos, en los que habita más de 60% de la población purépecha de Michoacán. Por esto, sin duda alguna, La ruta de Don Vasco ofrece al visitante una de las mejores y más completas experiencias para tener unas vacaciones inolvidables y llenas de vivencias.

Las ciudades de Morelia, Pátzcuaro y Urapan comparten el mismo territorio y abrazan una historia común, pero son sus contrastes los que las convierten en un imán para el viajero con iniciativa”.

El estado de Michoacán ha diseñado esta ruta de turismo cultural para compartir y difundir una experiencia humana ejemplar, de importancia no sólo para la historia de la región, sino de de nación entera: la obra de un humanista, fruto del Renacimiento, que trabajó en un entorno natural privilegiado y en interrelación respetuosa con un pueblo virtuoso para la creación de un nuevo mundo.

Recorrer la Ruta Vasco de Quiroga es una experiencia grata, estimulante y formativa; una manera de viajar a través de la historia, siguiendo la huella y por tanto acompañando en el tiempo a un hombre excepcional en sus épicos afanes.

Esta ruta  abarca la región P’urhépecha, donde vivió y trabajó Vasco de Quiroga, así como entornos vecinos, que complementan la visión del fenómeno y facilitan los recorridos, dada su infraestructura de servicios.

Catedral de Morelia

Comenzaremos nuestro recorrido siguiendo el camino que toman los viajeros que vienen por carretera desde la ciudad de México y, que saben que han llegado a Michoacán cuando ven montañas exhalando vapor en Los Azufres y; más adelante, descorrerse el vaporoso velo que suele ocultar las montañas, permitiendo admirar el primer panorama de la tierra de pescadores y de lagos, como la llamaron los aztecas: Cuitzeo., situado a   orillas del lago del mismo nombre el segundo en extensión de México).Tiene como principal atributo el monumental convento agustino de Santa María Magdalena, cuyo templo posee una de las fachadas platerescas más bellas de México. Cuitzeo está a solo 34 kilómetros de Morelia la capital de Michoacán.

Morelia es el principal centro de recepción y distribución del turismo nacional e internacional en Michoacán. Pertenece al selecto grupo de ciudades en el mundo inscritas como Patrimonio Cultural de la Humanidad. La capital es sede de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, continuadora del Colegio de San Nicolás, fundalo por Vasco de Quiroga. En su catedral se conservan celosamente, como parte de sus tesoros, el báculo y el sombrero episcopal del que fuera primer obispo michoacano. La huella de don Vasco está presente en murales y pinturas de diferentes edificios de la capital del estado y, en un vitral de la catedral donde se recuerda su figura.

Al ser Morelia punto de partida de la Ruta de don Vasco se presenta la oportunidad de conocer una de las más bellas ciudades del continente americano; la antigua Valladolid tiene registrados 1.400 edificios y, construcciones monumentales en su centro histórico, como los templos de San Francisco, el de la Merced, el de las Monjas; o palacios como el de Justicia, el de Gobierno y el Municipal. Destaca la catedral, el edificio barroco más alto en su estilo del continente, el acueducto, el templo de Las Rosas con su extraordinario retablo, parte integrante del primer conservatorio de América y el impresionante palacio Clavijero, que fuera uno de los colegios jesuitas más importantes de México, así como el  templo de Guadalupe, quizá la última obra barroca de México, cuya profusa decoración, salida de lo más recóndito del gusto popular

Morelia muestra múltiples museos, desde el Regional de Historia, el de Arte Colonial, el de Arte Moderno o el consagrado al dulce. Mención especial merece la Pinacoteca abierta en el antiguo convento de San Agustín.Apenas ha quedado atrás Morelia cuando aparece, en medio del paisaje campirano, la torre del convento de Tiripetío, que fuera sede de una de las primeras instituciones de educación superior del continente.

Pátzcuaro es otro de los centros fundamentales de la Ruta de don Vasco. Por considerarlo un lugar ideal, a orillas del lago del mismo nombre, fue el sitio escogido como centro de sus Acciones. Ahí don Vasco fundó el Colegio de San Nicolás, hoy, Museo de Artes Populares, lugar que revela el carácter sencillo y funcional del proyecto; en el interior se pueden apreciar Vestigios de un basamento prehispánico y como una curiosidad el uso, como elemento decorativo en los pisos, de vértebras de ganado vacuno. La basílica de Nuestra Señora de la Salud es una edificación mandada levantar por don Vasco

En la traza urbana de Pátzcuaro influyó de manera determinante el ingenio de don Vasco. Llaman la atención las dimensiones de la plaza principal donde, a diferencia de la gran mayoría de las poblaciones mexicanas, canas, no tienen cabida construcciones religiosas, sólo civiles.

Uruapan

Uruapan es la segunda ciudad en importancia del estado; es puerta a la meseta P’urhépecha y está considerada  la capital mundial del aguacate, por el volumen y calidad de sus cultivos. Su clima es templado. Por sus colinas y cañadas esta no es una ciudad sencilla para caminar, pero vale la pena intentarlo.

Hospital de Huatapera

La ciudad cuenta con atractivos turísticos culturales y naturales, entre los más destacados se encuentran: La Huatápera: es un antiguo hospital y uno de los primeros de america fundado por Fray Juan de San Miguel, fue un sitio donde los indígenas eran curados de sus enfermedades, se les educaba e instruía acerca de la religión. Los materiales con que esta construida son: madera, tejamanil, piedra volcánica y cantera. Su estilo arquitectónico es plateresco y mudéjar.

Templo de San Francisco y Casa de la Cultura: sus orígenes se remontan a la fundación de la ciudad, tienen un estilo plateresco y recientemente fueron restaurados. Mercado de Antojitos Plaza de los Mártires: se localiza en el centro de la ciudad.. El municipio cuenta con el aeropuerto internacional de Uruapan; Licenciado Ignacio López Rayón