MADA’IN SALEH, LA SEGUNDA PETRA

Arabia Saudita es un país misterioso, desconocido y muy cerrado. Tan cerrado, que muy rara vez expende visas de turismo, al contrario de cualquier otro país del mundo. Tan cerrado, que a las ciudades sagradas de La Meca y Medina está prohibido el ingreso de personas que no profesen la religión musulmana.Por eso mismo, algunos lugares que en otros países serían atractivos culturales de interés mundial aquí pasan prácticamente inadvertidos. Y eso es lo que sucede con Mada’in Saleh.

Mada’in Salehe( «Ciudades de Saleh»), también denominada Al-Hijr («lugar de la roca»), es una antigua ciudad localizada en el norte de Hejaz (en la actualidad Arabia Saudí, a 22 kilómetros de la ciudad de Al-`Ula (árabe العلا). En la Antigüedad, la ciudad estaba habitada por thamudis y nabateos siendo denominada como Hegra. Algunas de las inscripciones encontradas en la zona están datadas hacia el segundo milenio antes de Cristo. Sin embargo, todos los elementos arquitectónicos restantes se fechan al período de las civilizaciones Thamudi y Lihyan. En 2008, la Unesco proclamó a Mada’in Saleh Patrimonio de la Humanidad, convirtiéndose en el primer lugar  turístico de Arabia Saudí.

Mada’in Saleh está considerada los segundos restos de la cultura nabatea más importante tras Petra. Curiosamente, casi todo el mundo conoce sobre la existencia de los restos de Petra, pero poco se conoce sobre éste lugar. Mada’in Saleh, fue algo así como la capital nabatea del sur, y hoy, apenas unas 15.000 personas la visitan al año, mientras la promoción turística del sitio es muy incipiente.

Todos sus rasgos arquitectónicos poseen de hecho el estilo de Petra, y no falta hasta una grieta natural que remite a su ciudad hermana, aunque de menores dimensiones. Emplazada en medio del desierto, emergen unas gigantescas rocas utilizadas para emplazar la ciudad, donde no faltan palacios tallados, templos y grandes tumbas en toda el área, obras que pueden tener hasta 16 metros de altura.  Incluso, los restas de la ciudad se ven hasta mejor conservados que los de Petra.

Pocos datos e información más se ha podido encontrar sobre este pacifico enclave en medio del desierto donde se pueden encontrar, palacios tallados en la roca, templos antiguos y una gran cantidad de tumbas por toda la zona, las cuales han sido investigadas y exploradas pero por el paso de los tiempos fueron saqueadas y en algunos casos destruidas. Aunque el estado de conservación de la ciudad es mejor que Petra, por el momento una promoción turística no muy buena han hecho que este lugar Madain Saleh quedará como una ciudad olvidada en el desierto de Arabia Saudí.

Los musulmanes tienen su propia historia acerca de Mada’in Saleh. Hasta hace poco su visita era mal vista dentro de la sociedad saudí, ya que muchos consideraban al lugar “maldito”. En el Corán se relata que esta zona, nombrada como Al-Hijr, estaba habitada por los thamud, quienes se desviaron del camino de Dios al comenzar a esculpir la roca y al adorar a otras deidades. Para hacerlos regresar al camino de la virtud, Alá envió al profeta Saleh. Los thamud no creyeron mucho en este enviado divino y le pidieron una prueba milagrosa para demostrar que decía la verdad. ¿Cuál? Hacer aparecer un camello hembra de entre las rocas. Y el profeta invocó a Alá y no solo apareció el camello, sino que el animal fue capaz de beber agua y producir leche para todo el pueblo. Sin embargo, los thamud siguieron adorando a sus dioses, trataron de matar al camello y al propio Saleh. Alá, enfurecido por la reacción, envió un terremoto para acabar con la ciudad.

Más adelante, en el Corán se menciona que, en uno de sus numerosos viajes, el profeta Mahoma se detuvo a descansar en los restos de Mada’in Saleh y dijo que todo musulmán que entrara a la ciudad debería recapacitar acerca de las acciones del antiguo pueblo para no volver a caer en los mismos errores.

Pero la visión algo negativa del mundo musulmán ha ayudado a mantener los restos de la urbe de piedra casi intactos. De hecho, se encuentra en mejores condiciones de conservación que Petra. Además, esta imagen de “maldita” ha ido cambiando paulatinamente y en la actualidad hay unas pocas agencias de turismo locales que ofrecen recorridos con guías a la zona.

Mada’in Saleh se encuentra ubicada a 320 km al sur de Petra y a 22 km de la ciudad de Al-Ula, en el Noroeste de Arabia Saudita. Para llegar desde Medina, son unas cuatro horas en auto; sin embargo, para los no musulmanes el trayecto se hace más largo, debido a que se tiene que realizar el recorrido por fuera de las ciudades santas.

ALFATUR