Revista La Alcazaba

Claudio Becerro de Bengoa Callau

LA MEDICINA EN LA ANTIGUA MESOPOTAMIA, por Claudio Becerro de Bengoa Callau, Doctor en ginecología

Escrito por Claudio Becerro de Bengoa Callau. En En portada

Etiquetas: , , , ,

Publicado el 26 agosto, 2012 hay 2 Comentarios

image_pdfimage_print

 

RELIEVE SOBRE MEDICINA

Qué duda cabe, que tanto las enfermedades y sus  remedios existieron en los seres vivos, desde mucho antes que la palabra escrita, siendo conocida la Paleopatologia como la rama de la ciencia que estudia las enfermedades desde la más remota antigüedad, mediante el estudio de los restos humanos momificados, de los huesos e incluso de los coprolitos y como no del arte prehistórico con sus pinturas rupestres, de las que podemos presumir de poseer las de Altamira, verdadera capilla Sixtina de la pintura paleolítica. No obstante, hoy nos fijaremos en  la cueva de “Les trois freres”, en Francia, en la que aparece un hombre con una cabeza de ciervo, sobre la suya, danzando y que se le ha identificado como la imagen de un chaman (curandero o sanador) y que junto con esa otra imagen, de un reno de pie sobre una mujer gestante tumbada en el suelo, nos hace pensar que están muy relacionados con las influencias mágicas.

CODIGO HAMMURABI

Pero veamos la Medicina en Mesopotamia, región situada entre dos ríos el Tigris y el Éufrates, llamada con toda razón “la Cuna de la Civilización”, y que fue la primera en utilizar la escritura cuneiforme mediante el punzamiento de determinados caracteres en unas tablillas de arcilla, hace unos 5000 años. Se puede considerar a Sumer, ciudad estado, entre las ruinas de la ciudad  de Nippur, en donde se encontró la primera farmacopea del mundo  y que consiste en una pequeña tablilla de arcilla de 16 por 9’5 cmtros, donde estaban escritos con caracteres cuneiformes los nombres de docenas de remedios, tanto animales como vegetales o minerales.   Siendo gobernador de Babilonia, Hammurabi (1728 – 1886) la cultura llega a su máximo esplendor, irradiando su influencia sobre las civilizaciones egipcia, hebrea, griega, islámica y cristiana.

Para los médicos-asirio-babilónicos la enfermedad podía ser debida a un castigo de los dioses o a causas no sobrenaturales, teniendo como precursor mítico al dios Ea y como dios de la salud adoraban a  Ninib.

Pero el verdadero sanador, fue el dios Ningishzida que se le representaba como una serpiente  bicéfala, otro dios era Tin responsable de las cefaleas y Namturu de las afecciones de garganta, el dios de la fiebre era Nergol pero el más nocivo era “el Séptimo Espíritu”, tan perjudicial y agresivo que no se trataba al enfermo en los días divisibles por siete.

En Mesopotamia los médicos estaban clasificados en tres categorías:

El Baru, representaba la máxima  categoría entre los médicos y su cometido era el pronunciarse sobre la  causa  y la evolución de la enfermedad, su palabra era “sabia”.

El “Ashipu”, tenía un papel mágico, invocaba a los demonios para que abandonasen el cuerpo del enfermo pecador.

El Asu, era el médico práctico, que usaba los remedios vegetales u otros medicamentos o incluso intervenía operando, de forma profiláctica a veces, por ejemplo cuando se castraba a los esclavos al servicio de mujeres importantes. Podían estar ayudados por los “Gallulu” o Barberos y las “Mushenigtu” o  Nodrizas, pero no estaban como los médicos, ligados a ninguna casta sacerdotal, sino que eran laicos.

El Código de Hammurabi, descubierto en Susa, recoge 10 normas de honorarios como de penas, que tenían que sufrir en caso de mala praxis. Verbigracia:

Si un médico le ha causado la muerte a un esclavo de un plebeyo, deberá proporcionarle un nuevo esclavo.

Si cura un esclavo de otro hombre, este último deberá pagar al médico 2 ciclos de plata.

Si trata a un hijo de plebeyo, recibirá 5 ciclos de plata.

Si un médico ha tratado una herida grave de un hombre libre y lo ha curado,  deberá recibir 10 ciclos de plata. Si un médico ha tratado la herida grave de un hombre con un cuchillo metálico y le ha causado la  muerte, se le cortaran las manos.

 

TABLA DE ARCILLA. HABLA SOBRE MEDICINA

Para el diagnóstico de la enfermedad observan sus síntomas y tratan de adivinar el pecado causante de su enfermedad. Otras veces interpretan las  caprichosas figuras que proyecta el aceite vertido en el agua o reflexionaba sobre la dirección del humo del incienso junto al enfermo o sea concurrían invocaciones mágicas con la aplicación de remedios naturales. Eran expertos en tratar fracturas, en taponamientos nasales y operar cataratas. Llama la atención el aislamiento del enfermo para evitar que “el Mal Espíritu” contagie a los demás.


Acerca de Claudio Becerro de Bengoa Callau

Claudio Becerro de Bengoa Callau

Doctor en Medicina y Cirugía. Cum Laude. Universidad Complutense. Profesor de Obstetricia y Ginecología. Hospital Universitario "Gregorio Marañón" Profesor titular de Obstetricia y Ginecología. Escuela Oficial Enfermeras. B.A.M. Jesús Premio Real Academia Nacional de Medicina de Madrid Medalla por los servicios prestados a la Universidad Complutense Master Medicina Sofrológica. Federación Mundial de Sofrología Docente de la Universidad de Concepción de Uruguay-Argentina Fundador de la Consulta Ginecológica Psicosomática del Hospital Universitario Gregorio Marañón Vocal de la Asociación Española de Médicos y Artistas A.S.E.M.E.Y.A Secretario General de la Academia de la Hispanidad. Ha publicado algunos libros entre ellos Cristóbal Colón y Martín Alonso Pinzón Codescubridores del Nuevo Mundo. Colabora asiduamente en revistas y periódicos.

Buscar artículos de

2 Comentarios

2 Comentarios on LA MEDICINA EN LA ANTIGUA MESOPOTAMIA, por Claudio Becerro de Bengoa Callau, Doctor en ginecología. Quieres dejar el tuyo ??

  1. Dr Claudio Becerro de Bengoa Callau

    Podria decirme cuales son y en donde se han encontrado los esqueletos mas antiguos con espina bifida? Gracias

    • Luis Manuel Moll

      El esqueleto más antiguo encontrado hasta la fecha, fue encontrado en Marruecos hace unos 12.000 años, aunque también existe otro en Italia (concrétamente en la cueva de Ríparo de Romito, en Calabria, con una antigüedad similar a la del marroquí.

Deja tu Comentario

Código anti-spam *